Hipnosis

Cuando estás hipnotizado tu cuerpo entra en un estado de relajación profunda. Tu mente se vuelve más receptiva a las sugestiones del psicólogo, y es por ello que es una técnica muy eficaz para el proceso terapéutico. Al mismo tiempo tu “consciente” se relaja, dejando paso a tu mundo más inconsciente, ese que a veces nos da problemas que no sabemos de dónde vienen. Es decir, notarás que tu mente está activa pero irá adaptándose a las sugestiones del hipnotizador al tiempo que tu cuerpo estará tranquilo, dando como resultado la eliminación de creencias limitantes y anclando nuevos condicionantes empoderados.